Mesoterapia y celulitis: nuevos activos para una técnica clásica

Mesoterapia y celulitis: nuevos activos para una técnica clásica

1304105416668En 1990 fui a una consulta médica a tratarme la celulitis y me recomendaron la mesoterapia. Notando el buen resultado que obtuve, gracias a la experiencia de otra doctora pionera en este tratamiento, comencé a introducirme en la entonces incipiente especialidad de la medicina estética, cuyo tratamiento “estrella” era la mesoterapia.

Ahora, y después de 20 años, la mesoterapia sigue siendo una de las armas más eficaces para el tratamiento  de la incómoda celulitis. En un mundo en el que aparecen y desaparecen técnicas más o menos efectivas, la mesoterapia ha sobrevivido al tiempo y a las modas, lo que prueba sus buenos resultados.

La mesoterapia en sí es la aplicación de un principio activo a profundidad media de la piel (entre 4-6 mm, zona de dermis generalmente). La selección del medicamento según el tipo de celulitis y otros factores es lo que va a determinar el éxito o fracaso de la técnica.  ¿Quién no ha oído alguna expresión del tipo “a mí la mesoterapia no me hizo nada”? No falla la técnica, sino la inapropiada elección del  activo.

Aunque mayoritariamente se usan fármacos homeopáticos, que activan los propios sistemas de regulación del cuerpo (ya sea la eliminación de grasas, el drenaje, la circulación, etc.), van apareciendo otro tipo de activos para tratar diferentes causas. Por ejemplo, este año hemos conocido que depósitos de hierro en la membrana celular pueden bloquear su drenaje y dificultar la excreción del triglicérido (grasa), pues hay un activo ideal para ello, perfecto en el tratamiento de celulitis blanda; o cómo activar el metabolismo de la grasa cuándo hay acúmulos duros y compactos, gracias a la cafeína, fucoxantinas o silicio, más indicados en celulitis duras.

Generalmente se recomienda un ciclo de diez sesiones, con un resultado progresivo y evidente. La mejora del aspecto de la piel, disminución de los nódulos celulíticos y del volumen localizado, reducción de la pesadez de piernas y mejora de los contornos, hacen que la mesoterapia sea una de las técnicas “incombustibles” para el tratamiento de la “odiosa” celulitis.

 

Clínica Veramedica – Valencia