¡Hola febrero, bienvenidos los 50!

¡Hola febrero, bienvenidos los 50!

Love Greeting CardHace 50 años fue el mes que me vio nacer. Gracias… ¡Cuantas veces  habré cantado  con  mi guitarra  “Gracias a la vida que me ha dado tanto…” y te viene a la cabeza todo lo bueno que has recibido hasta ahora. Lo malo es mejor olvidarlo y lo realmente vertiginoso es comprobar  cuánta razón tenían los que te decían: “Aprovechad el tiempo que los años pasan muy rápido”. Y además, en este mes, hace tiempo que a unos almacenes comerciales americanos les dio por elegir el día de San Valentín, el 14 de febrero, como el día del amor (como prefiero llamarlo). Es también un mes muy frío, pero que casi despide ya el invierno pues sabemos que el próximo mes ya es el de la primavera y eso es esperanzador.

Volviendo al hilo inicial, una profesora me dijo una vez que en la vida “todo lo que se cuida, dura”. He intentado aplicar este pensamiento desde que me lo transmitieron en el colegio en todas las facetas de mi vida. Sin amor no puede haber una mente sana, al mantener la mente sana sentimos bienestar y nos sentimos bellos, y esta belleza refleja salud, la salud que nos da la vida, y la vida nos da los años.

Ahora me toca hacer un periodo de reflexión, pues inicio una nueva etapa de madurez, donde las hormonas están diferentes; los estrógenos bajan con la menopausia, quemas menos, te cansas más, tu carácter es menos paciente… STOP.

 Los propósitos de los 50 años me gustarían que fueran:

–          Optimismo y alegría. Es  difícil  si no se lleva en los genes -por eso es tan importante subir el triptófano, precursor de la serotonina, bioquímicamente ayuda a mantenernos más contentos  (de ahí que nos  guste tanto el chocolate, fuente rica de este aminoácido).

–          Quererme y cuidarme. En esta etapa más que nunca es cuando tenemos que aplicar la frase de “hacer de tu alimento tu mejor medicamento”.

  • Hay que cuidar la alimentación:
    • Flora intestinal; hay que cuidarla como las arterias. Evitar estreñimientos: fibra (presente en semillas de lino y avena )  y vitaminas  (en la fruta y las verduras)
    • Huesos, consumir lácteos SÍ (es fuente  de calcio), pero SIN lactosa.
    • Cardiocirculatorio; Omega 3 y Omega 6 (presente en frutos secos, pescado azul y aceite de oliva).
    • No dejando las proteínas, la base para fabricar aminoácidos (que forman el colágeno).
    • Hidratación celular (corporal y cerebral). Agua (1,5 litros/día) y si no complementando con gelatinas sin azúcar o infusiones. No perderse las fuentes de luz natural (vitamina D y vigilar los marcadores de vitamina B12 nos indican cómo va nuestro cerebro).
    • Evitar azúcares y fritos.
    • …y por supuesto, el vino es muy saludable, pero hay que evitar los excesos de  alcohol y tabaco.

young beautiful model injecting  a cosmetic treatment–   Hay que cuidar la piel: no menos de nivel de protección 50 en verano y en invierno para evitar manchas. Además, es conveniente hacerse peelings. Estudios médicos de los últimos años demuestran que previenen el cáncer de piel. Y si nos desagrada alguna que otra arruguilla, ¿ por qué no atenuarla ?

Tanto la cara como el cuerpo vemos que han perdido tonicidad y tersura. Este proceso no se puede detener pero sí enlentecer,  previniendo con algún tratamiento inductor del colágeno, la hidroxiapatita cálcica, los hilos tensores, la carboxiterapia, radiofrecuencia, entre muchos otros hacen  llevar mejor la pérdida de elasticidad y firmeza.Bubbles in blue water

Complementar con la vitamina C, el silicio y el magnesio para la formación de colágeno.

–          Reírme, salir, viajar. Ejercitar músculos, aunque sea paseando. El caso es liberar toxinas, abrir la mente y que suban las endorfinas (escuchar música que te guste y leer lo que te apetezca, aunque sean revistas, relaja un montón).

–          Cuidar los buenos hábitos: si te cuidas también querrás que los que tienes a tu alrededor te vean bien. La verdad es que eso lo he aprendido de mis padres. Es una forma de quererte más. A mí todavía me impresiona ver a mi padre que, con 90 años, va por la calle con su traje y corbata, y aún mi madre sigue haciéndose la manicura, se pinta, va a la peluquería y sale de casa que no sabes si va a una boda o al mercado (y eso que va con bastón). Se trata de un hábito y, si lo dejas, te vas viendo cada vez peor y te cuesta más ser optimista.

–          Compartir, amar a tu gente, familia, amigos o quien necesite de ti. No concibo la vida sin ayudar, y sin una base espiritual y emocional.

–          Relativizar los problemas  y hablarlos.  Según el prestigioso psiquiatra Luis Rojas Marcos existen más  viudas que viudos porque las mujeres somos  más  de contar nuestros  problemas, dejarnos  ayudar, y esto descarga mucho el estrés diario.

–          Ser fuerte, trabajar. Mantener el cerebro activo, memorizar listas en la cabeza  (me  apasionan resolver jeroglíficos), todo ello facilita  las conexiones entre neuronas.

Esta semana  he recibido un mensaje de una colega de mi promoción que tiene fuertes dolores de espalda y que textualmente decía: “¡Ánimo, no podrán con nosotras!”. En los momentos bajos hay que luchar, seguir amando, y agradeciendo los años de vida, aunque no sea FEBRERO.

Dra. Villares Medicina Estética – Barcelona