Toxina botulínica, un tratamiento eficaz

Toxina botulínica, un tratamiento eficaz

botox_chicaEn esta ocasión comentaremos uno de los tratamientos médico-estéticos de mayor demanda en la actualidad y que, por supuesto, también realizamos en nuestro centro médico NutriEstética.

En España se aprobó el uso terapéutico de la toxina botulínica tipo A en 1992 con el nombre de BOTOX®, y el uso estético en 2004 con el nombre de VISTABEL® al que posteriormente se unieron BOCOUTURE® y AZZALURE®.

Actualmente el rejuvenecimiento facial con toxina botulínica es el procedimiento no quirúrgico más demandado y va cobrando cada día más adeptos, lo que podría explicarse gracias a la capacidad que posee de suavizar temporalmente las arrugas sin necesidad de pasar por el quirófano.

Su uso no cambia la expresión natural del rostro, dándole un aspecto más relajado y mayor luminosidad a la piel.

Es de aplicación simple y rápida y no necesita un tiempo de recuperación tras la infiltración, por lo que no es necesario interrumpir la rutina diaria de los pacientes.

Se utiliza para eliminar las arrugas de expresión faciales (fundamentalmente del tercio superior del rostro), ya que disminuye la estimulación nerviosa que las origina.

La infiltración se hace de forma ambulatoria y, como los resultados son transitorios, es necesario repetir las aplicaciones de forma periódica (cada 4-6 meses).

Proporciona a los pacientes elevados índices de satisfacción gracias a su efectividad en la eliminación o atenuación de las arrugas, lo que proporciona un aspecto más descansado.

Puede complementarse con otros  tratamientos como, por ejemplo, el relleno dérmico con ácido hialurónico que hidrata en profundidad, rellena los surcos y pliegues y repone el volumen perdido, mientras que la toxina botulínica relaja los músculos borrando las arrugas de expresión. De este modo, la terapia combinada consigue potenciar los efectos de cada uno de los tratamientos.

La clave del éxito de la toxina botulínica es que es un método poco invasivo (se realiza a través de pequeños pinchazos), no dura más de 20-30 minutos, apenas provoca molestias, no interfiere con el ritmo diario de la vida del paciente y consigue resultados  tan visibles como naturales, siendo precisamente esta naturalidad lo que más llama la atención de este tratamiento.

 

Clínica NutriEstética – Logroño