Tratamientos médico-estéticos, peelings y nutricosméticos que logran el bronceado idóneo

Tratamientos médico-estéticos, peelings y nutricosméticos que logran el bronceado idóneo

Chica Rubia poniendose crema solar en el hombroEl sol tiene una gran importancia para la salud de ls personas porque aporta vitamina D, equilibra el sistema nervioso y combate el cansancio y el estrés, pero es importante tener en cuenta que, con el verano, aumenta el tiempo que se pasa al aire libre y, por lo tanto, la exposición al sol en todas las edades.

Los rayos UVA y los UVB pueden ser especialmente nocivos. A corto plazo pueden provocar quemaduras y desencadenar reacciones de fotosensibilización. Las quemaduras severas acompañadas de ampollas, sobre todo durante la infancia y la adolescencia, son determinantes en la aparición del melanoma maligno en la edad adulta. El cáncer de piel, así como el envejecimiento prematuro cutáneo, son las consecuencias a largo plazo de la sobreexposición solar indebida.

Prepararse para el bronceado

La Dra. Natalia Ribé, especialista en Medicina Estética y Directora médica del Institut Dra. Natalia Ribé, aporta unos consejos para que empecemos a preparar la piel de forma progresiva para evitar los efectos nocivos de la exposición al sol.

Peeling químico especializado

Un mes antes de tomar el sol, es recomendable realizar peelings para exfoliar las capas más superficiales de la piel, eliminar las células muertas y facilitar la penetración de las cremas.

El peeling químico es un tratamiento médico que consiste en la aplicación de diversos ácidos orgánicos específicos, según la zona a tratar, para estimular las diferentes capas de la piel mediante una ligera exfoliación. De esta manera estaremos preparados para recibir los rayos solares y otros factores exteriores como la sal del mar o el cloro.” Garantiza así una mejora armoniosa del estado dermatológico, explica la Dra. Natalia Ribé.

El tratamiento de peeling químico suele realizarse cada 7-15 días en un protocolo de 3-4 sesiones según el caso y la zona a tratar.

Tratamientos médico-estéticos

En caso que sea necesario, la Dra. Natalia Ribé recomienda hacerse una serie de tratamientos que ayuden a preparar la piel, como: oxigenantes, de revitalización facial o de bio-estimulación:

  • Tratamiento oxigenante e hidratante: está indicado para todo tipo de pieles, renueva la epidermis desintoxicándola y oxigenándola desde las capas más profundas mediante una acción ionizante en la que se introducen determinadas sustancias en el interior del organismo a través de la piel, de tal manera que permite tratar desde una deshidratación hasta un acné. Para finalizar se realiza un masaje estimulante/electrolifting con el que se trabaja en un plano profundo, rehabilitando y potenciando la musculatura, cohesionando las fibras y dando firmeza a los tejidos, impidiendo la formación de arrugas y consiguiendo un efecto lifting en el rostro, cuello, escote y otras zonas corporales.

La Dra. Natalia Ribé aconseja la aplicación de cremas a base de oxígeno, vitamina C, retinol microencapsulado, factor de crecimiento epidérmico, sueros de colágeno marino, extracto de caviar, proteoglicanos, argireline, isoflavonas de soja y células madre de origen vegetal, entre otras.

  • Bio-revitalización y bio-estimulación: se realiza mediante la infiltración de ácido hialurónico natural bio-interactivo, vitaminas, antioxidantes y aminoácidos. Su objetivo es el de mejorar la elasticidad de la piel, aumentar la tonicidad de la misma y reducir la formación de arrugas.

La Dra. Natalia Ribé aconseja realizar 4-6 sesiones cada 7-15 días y una vez finalizada debe realizarse una sesión mensual de mantenimiento junto a un peeling.

  • Nutricosméticos: unos 15 días antes de la exposición al sol, la Dra Natalia Ribé aconseja tomar nutricosméticos y aceleradores de bronceado (parches, cremas, cápsulas orales) que van a ayudar a prolongar, activar y acelerar el tono de bronceado gracias a sus componentes naturales. Sus principios activos reforzarán las defensas cutáneas frente a los efectos nocivos solares. Son compuestos que contienen antioxidantes de origen natural que contribuyen a proteger del daño provocado por un exceso de radicales libres originados en diversos procesos metabólicos y por agresión ambiental, como los rayos solares. En el caso de las cápsulas orales, se recomienda tomar una cápsula diaria antes de la exposición solar, y a poder ser, un mes antes de la exposición más intensa, así el organismo podrá asimilar mucho mejor los principios activos.

La Dra. Natalia Ribé recomienda elegir productos de calidad que  garanticen sus efectos y resultados probados clínicamente. Son compuestos innovadores que incorporan foto-inmunoprotectores, activos de origen natural, que actúan tanto por dentro como por fuera, aportando cuatro niveles de protección adicionales: efecto antiaging, antioxidante, inmunológico y protector del ADN de las células. Siempre hay que recordar el uso y la aplicación de cremas o protectores solares adaptadas a cada caso y zona a tratar. Además, ella insiste en la importancia de utilizar protección facial en estas zonas porque son las más propensas a las quemaduras y a lesiones premalignas y el cuello y el escote son las partes del cuerpo que se envejecen antes. Para finalizar con este importante tema, Ribé explica que: “Cada vez son más los casos de cáncer de piel o melanomas que se pueden evitar si se toman las precauciones mínimas y necesarias. Es importante proteger siempre la piel de la irradiación UV en cualquier época del año”.

Consejos para protegerse de los rayos solares en verano

Algunas recomendaciones cruciales para ayudar a protegerse de la radiación solar en los meses más calurosos del año son:

  •  Usar protector solar antes y durante de tomar el sol. Es importante aplicarlo media hora antes ponerse a broncearse y renovarlo cada dos horas.
  • Tomar los rayos solares gradualmente. Las primeras exposiciones pueden ser de 10-15 minutos y las posteriores irán aumentando poco a poco. Especialmente en los primeros días del verano deben utilizarse productos con un factor de protección alto.
  • Evitar la exposición directa al mediodía, entre las 12 h y las 16 h. Asegurarse de pasar estas horas en la sombra y cubrirse el cuerpo con ropa clara.
  • Aplicarse crema con derivados de aloe vera sobre las quemaduras ocasionadas por la irradiación solar.
  • Beber mucha agua porque la dermis se seca muchísimo. La Dra. Natalia Ribé recomienda elegir protectores que contengan humectantes y antioxidantes.
  • Consumir betacarotenos, presentes en verduras, frutas y hortalizas, al ser protectores naturales y pueden mejorar el tono así como la duración del moreno.
  • Ponerse gafas de sol: los ojos también necesitan una protección adecuada contra la radiación solar, de ahí la importancia del uso de gafas homologadas con la marca (Comité Europeo).

 Institut Dra Natalia Ribé