Medicina estética: la belleza pende de un hilo

Medicina estética: la belleza pende de un hilo

Bello es todo aquello que atrae y agrada a nuestros sentidos”.

Santo Tomás de Aquino (1225-1274)

 

mujer cuerpo desnudoSi se buscase definir la belleza derivaría en un mar de conceptos, sentimientos y emociones difíciles de cruzar. Este concepto es ancestral y está ligado a la evolución del ser humano. Cada pueblo, cada cultura desarrolla y va haciendo evolucionar sus cánones de belleza.

Cuando se busca un rostro bonito, un cuerpo que se señala como hermoso y una persona a la que se define en general como bella, es posible afirmar que es aquella que envía una imagen de salud, de armonía, de piel lisa, sin cicatrices, con coloración uniforme, con convexidades y concavidades y con expresión en su mirada, la que posee una figura con un peso óptimo, firme, moldeado, sin vello no deseado, que destelle energía. Piernas sin varices, contorneadas…

La medicina estética, como medicina del bienestar, es la “medicina de la belleza”, que previene, modifica y ayuda a vivir conservando la imagen hermosa que el tiempo y las circunstancias personales pretenden cambiar.

“La belleza pende de un hilo”. Con estas palabras el Dr. Baccis mostraba todo lo que los “hilos” (distintas suturas con diferentes técnicas), pueden hacer para revitalizar la piel, suspender tejidos descolgados, mejorar el tejido adiposo superficial… y de esta forma poder aumentar, mejorar, devolver, reparar, etc., el aspecto de cara, brazos, abdomen, piernas

Sin embargo la “belleza” es frágil, necesita ser mimada, cuidada. Por eso, no solamente se puede sino que se deben poner hilos cuando son necesarios. Nuestra actividad debe basarse siempre en un correcto diagnóstico (clave del acto médico), en el que valoremos cuáles son las necesidades del paciente, qué podemos hacer para tratarlo y establecer un programa de cuidado y mantenimiento que logre los resultados esperados y los mantenga.

Tratamientos personalizados

Cada persona es diferente, por eso los tratamientos deben ser siempre personalizados. “Cada cara es un milagro”, no hay dos iguales, y los tratamientos deben respetar la individualidad.  El área médico-estético cuida la imagen de cada persona, cómo se siente y cómo la ven y perciben los demás. Por eso es importante establecer el diálogo médico-paciente, en el que se realicen diferentes propuestas y en las que los dos juntos busquen y encuentren la mejor solución en cada momento.

Puede ser protagonista la piel (cosmética, peelings, láser, mini hilos revitalizantes…) o además es preciso corregir las arrugas (hilos, toxina botulínica, rellenos…), eliminar flacidez, exceso o falta de grasa, etc. Por ejemplo a nivel corporal a lo mejor se trata de buscar el peso ideal o combatir la celulitis y puede hacer falta liposucción, dieta, programas de ejercicio, hilos corporales, etc. Todo ello sin olvidar las manos y los pies, grandes protagonistas del bienestar.

La nutrición, como arte de aprender a comer y alimentarse bien, los cuidados cosméticos que se siguen en casa, la protección solar y la creación de buenos hábitos son parte fundamental en un programa de bienestar.

En Clínicas Mediestetic cuidamos, mantenemos y reparamos la belleza. Nuestro objetivo: salud-belleza y bienestar, creando las bases para que no “penda de un hilo” y sea parte de nuestra forma de vivir, de estar y de sentirnos bien.

 

Mediestetic