Cirugía plástica, estética y reparadora: mucho más que un lifting

Cirugía plástica, estética y reparadora: mucho más que un lifting

cirugia-reconstructiva post Medicina Estética LagoLa cirugía estética, plástica y reparadora es una de las especialidades que más ha evolucionado en los últimos años. Su denominación “técnica” no es un capricho ya que, más allá de su acepción más popular para corregir inestetismos o revertir los efectos del envejecimiento, cada vez adquiere más relevancia su utilización complementaria en otro tipo de cirugías (por ejemplo: en oncología o traumatología), para mejorar la calidad de vida y la autoestima del paciente.

Hoy en día las clínicas punteras realizan sus intervenciones en instalaciones equipadas con la más moderna tecnología, con todas las garantías sanitarias y asistenciales que exige una atención del más alto nivel, y las acompañan de un estrecho seguimiento del paciente a lo largo de todo el proceso, desde el postoperatorio hasta el alta definitiva. Braquioplastia, mastopexia, blefaroplastia… A veces los nombres de estas intervenciones parecen un poco complicados, así que a continuación se van a intentar describir brevemente algunas poco conocidas.

Braquioplastia

El verano es el tiempo de las camisetas de manga corta o de tirantes y es el momento en que se hace más evidente (especialmente en las mujeres) el problema de la flacidez y el descolgamiento excesivo de la piel de los brazos, una alteración que además empeora con la edad. Realizar ejercicios encaminados a tonificar tanto bíceps como tríceps así como mantener un peso adecuado son el primer paso en la definición de estas extremidades, pero cuando este inconveniente se agrava es posible remodelarlo quirúrgicamente y eliminar el exceso de piel con una liposucción o una dermolipectomía localizadas. Con ello se logra restablecer la forma original del brazo sin signos visibles de la intervención, ya que las cicatrices pueden quedar ocultas en la zona de las axilas.

Abdominoplastia

La obesidad afecta cada vez a más personas, tanto hombres como mujeres. Al realizar un tratamiento para combatirla y sufrir una pérdida de peso severa, es muy habitual que los tejidos se descuelguen y se produzcan deformaciones cutáneas. Los pechos, el abdomen, los brazos, la cara interna de los muslos y los brazos son las zonas más intervenidas. Dependiendo de la zona la operación puede consistir en extirpar los faldones cutáneos y grasa resultantes, realizando todas las suturas por dentro de la dermis para que las marcas se noten lo menos posible.

Esta intervención también se realiza habitualmente con éxito en mujeres que sufren descolgamiento y la aparición de estrías tras haber tenido uno o más embarazos.

Mastopexia

Las intervenciones para remodelar el pecho no se reducen al popular aumento mediante prótesis. Con el paso de los años, las variaciones de peso en la mujer, los embarazos o las lactancias pueden provocar que la piel pierda firmeza y elasticidad y los senos queden descolgados o pierdan su forma.

Esta técnica consiste en elevarlo y devolverle su forma original sin necesidad de implantes. La intervención se realiza mediante incisiones mínimas en zonas poco visibles, como la parte inferior de la areola o la axila, de forma que las cicatrices quedan prácticamente ocultas. Suele utilizarse anestesia general, y su duración oscila de una a dos horas aproximadamente. Solo en casos en que el pecho posea poco volumen se colocarían prótesis mamarias.

Blefaroplastia

La caída de los párpados superiores o las bolsas inferiores de los ojos en ocasiones dan un aspecto cansado e incluso hacen parecer mayores de lo que en realidad se es. En casos extremos, esta problemática ncluso puede interferir con la visión. La blefaroplastia es un procedimiento para extraer la grasa y el exceso de piel y músculo de los párpados tanto inferiores como superiores. Los candidatos ideales para someterse a esta intervención normalmente son personas a partir de 35 años que, por motivos hereditarios o debido al paso del tiempo, han detectado una caída de la piel de los párpados superiores o bien un hinchazón en la parte inferior del ojo.

Durante las semanas anteriores a esta intervención es recomendable, entre otras precauciones, dejar de fumar. Después de la misma se requieren unos cuidados básicos para reducir las molestias, la inflamación y el hematoma (pomadas, suero fisiológico, aplicación de hielo). Al cabo de unos diez días el paciente puede reincorporarse a su trabajo y a partir de las tres semanas suele llevar una vida absolutamente normal.

Bolas de Bichat

Existe un tratamiento estético sencillo e indoloro, especialmente indicado para aquellas personas con la cara muy redonda, que permite lograr resultados permanentes. Se trata de la extracción de las bolas de Bichat, más conocidas como «cachetes». Se realiza en una sencilla intervención, que dura entre 30 y 45 minutos, bajo anestesia local, mediante una pequeña incisión en la cara interna de las mejillas. Tras un breve postoperatorio, al día siguiente la persona intervenida puede volver a su rutina diaria, y el resultado es muy natural.

Estas son únicamente algunas de las amplias posibilidades que ofrece la cirugía estética, plástica y reparadora. En Medicina Estética Lago nuestra experiencia de más de 30 años nos permite complementar las intervenciones con una serie de tratamientos de medicina estética facial y corporal que contribuyen a un restablecimiento más rápido del paciente y a mejorar su calidad de vida.

Medicina Estética Lago