Tratamiento con Toxina botulínica

Tratamiento con Toxina botulínica

Tratamiento con Toxina botulínica

Los músculos faciales a veces presentan una inserción cutánea, que es la responsable deTratamiento con toxina botulinica determinado movimiento en una estructura facial. Es
indispensable el conocimiento de la acción muscular sobre la mímica facial y sobre la expresión de las emociones.

No queremos caras inexpresivas. La toxina botulínica tiene una acción relajante sobre el músculo tratado, pero los músculos próximos no tratados aumentan su expresividad como consecuencia si son antagonistas.
Hay que tener en cuenta el espesor del músculo a tratar y de la piel que lo recubre, para no hacer el depósito de producto demasiado profundo o superficial. Se trata de buscar un resultado simétrico.
La toxina botulínica es dosis dependiente, pequeñas dosis, relajan y dosis superiores paraliza. En una primera aplicación es preferible usar dosis iguales para ambos lados de la cara, a no ser que tengamos una asimetría muy evidente. En el control posterior se aplican pequeñas cantidades extra, allí donde lo requiera.
Las asimetrías más frecuentes que encontramos son del músculo frontal. También debemos valorar los casos en que la actividad de un musculo compensa una situación como el caso de la ptosis palpebral; entonces cuidado de no relajar en exceso el frontal.
Evaluar los casos con diversos grados de sincinesias, definido como la movilización de grupos musculares, de forma involuntaria y sinérgicamente con otros. Como por ejemplo, pacientes que al forzar el cierre ocular, sinérgicamente elevan las comisuras labiales.

Entre las nuevas aplicaciones de la toxina botulínica tenemos la corrección de la sonrisa gingival, cuando la hiperactividad de los músculos elevadores del labio superior es una de las causas que la provoca. El labio superior debe cubrir entre 3 y 4 mm de los dientes superiores.
Los tratamientos con toxina botulínica se combinan hoy en día con otras técnicas de rejuvenecimiento facial como las denominadas mínimamente invasivas, como la radiofrecuencia o los diferentes láseres o la luz pulsada intensa.

Dra Páez