Ultrasonidos vs cavitación

Ultrasonidos vs cavitación

Ultrasonidos vs cavitación

ultrasonidos vs cavitacionSe ha hecho un lugar imprescindible en cualquier centro de estética por su facilidad de uso, por poder aprender a manejarla rápidamente y por la posibilidad de politratamientos. Con esta técnica conseguimos distintos efectos: reducción de grasa y flaccidez, y drenaje, pues el aumento de la microcirculación provoca una mayor facilidad para la eliminación de líquidos de la zona.

Esta técnica tiene como objetivo eliminar la grasa no deseada usando una técnica no invasiva, y a la vez segura, eficaz, sin efectos secundarios, económicamente accesible y sin baja laboral ni social. Para conseguirlo, necesitaremos una aparatologia de vanguardia, compacta, sin mantenimiento, y que consiga resultados rápidamente.

La cavitación funciona a través de ultrasonidos, por eso es interesante tener claro este concepto antes de empezar a tratar con esta técnica. En el año 1883, Galton investigó los límites de la audición humana fijándola de 20Hz a 20000Hz, a partir de esta premisa, se comenzó a investigar en temas relacionados con el ultrasonido.

Los ultrasonidos cavitales son una sucesión de ondas ultrasónicas con aumento de potencia progresivo y un descenso repentino que al final provoca la cavitación de volúmenes líquidos en medios cerrados o semicerrados.

Tipos de emisión: básicamente encontramos dos tipos de cavitación. Veamos las diferencias y sus principales características:

  • Modo continuo: se refiere a una emisión ultrasónica ininterrumpida en el tiempo. Este tipo de emisión produce calor constante en el tejido no pudiendo enfriarse hasta quitar la emisión, por tanto, si elevamos la potencia se corre el riesgo de producir quemaduras. Esta modalidad no es utilizada en los equipos de alta potencia.

  • Modo pulsado: es una terapia de efecto no térmico debido a lapsus entre cada emisión ultrasónica. La emisión pulsada permite descender la temperatura que provocan las ondas ultrasónicas en los tejidos entre las fases de emisión. Esto permite que podamos aplicar mayores potencias de emisión ultrasónica sin causar daños por temperatura en los tejidos.

Ultrasonidos vs cavitación (diferencia):  los ultrasonidos pueden hacer perder líquido por vibración mecánica sostenida, y en cambio, la cavitación utiliza la implosión del adipocito.

  • Ultrasonido: reduce sustancialmente la celulitis fibrosa y provoca una perdida de volumen debido a la retención de líquidos. Además, tiene un efecto drenante, pues la vibración continua permite aumentar el intercambio de fluidos. Es ideal para la Hidrolipoclastia, porque permite una distribución uniforme de la energía aplicada.

  • Cavitación: reduce progresivamente el número total de adipositos grasos en las zonas tratadas y rompe los enlaces químicos que conforman los poliglicéridos y los convierte en ácidos grasos más senillos. Además, tiene un efecto estimulante, pues aumenta el efecto de sonoforósis lo que nos permite hacer penetrar productos activos a través de los poros. Además, tiene un efecto metabólico, pues aumenta la permeabilidad de la membrana celular que favorece los intercambios celulares. El calor generado por los ultrasonidos mejora la micro-circulación (venosa y linfática) para una mejor eliminación de las toxinas.

La cavitación produce un efecto fibrolítico, pues el micro-masaje en profundidad va romper de forma mecánica la fibrosis. Esta acción de destrucción se consigue gracias a la acción térmica de modo continuo seguido de la aplicación de ultrasonidos en modo pulsado. Con el modo pulsado, se alcanza mayor amplitud que podrá romper los tejidos ya fragilizados. Finalmente, también tiene un efecto reafirmante, pues se añade al gel sustancias activas que actuarán sobre la reafirmación cutánea.

Contraindicaciones

  • Hipertiglicerémia, trastornos hepáticos, problemas linfáticos, embarazo, lactancia, obesidad mórbida, etc.

  • Marca pasos y presencia de cualquier prótesis en las zonas de tratamiento.

  • Otitits y otras dolencias auditivas

  • Trabajar encima de las articulaciones y de algunos órganos como el bazo, el riñón o el hígado.

  • Trabajar encima de las vértebras en la espalda.

Clínica Cenydiet