Caída de pelo: "Doctora, se me cae mucho el pelo…"

Caída de pelo: "Doctora, se me cae mucho el pelo…"

Caída de pelo

caída de peloEsta es una de las frases que más oigo un día de consulta. A la mujer cada día le preocupa más su pelo, no sólo desde el punto de vista de la estética (su brillo, su volumen…) si no también desde el punto de vista médico, ya que en la mayoría de las ocasiones la caída de pelo se asocia popularmente a enfermedad o carencia de alguna vitamina.

Lo primero que hay que explicar para poder entender mejor la caída de pelo, es que nuestro cabello sigue un ciclo de crecimiento compuesto por 3 fases: una fase de crecimiento (anagén) que dura entre 3 y 5 años, una fase de reposo (catagen) en la cual entra el pelo durante 3 semanas antes de pasar a la siguiente fase, la de caída (telogen) que dura unos 3-6 meses. A continuación cada folículo vuelve a entrar en la fase de crecimiento y por tanto inicia un nuevo ciclo, proceso que se repetirá a lo largo de la vida de la persona desde el nacimiento. También hay que tener en cuenta que no todos los folículos de la cabeza están en la misma fase del ciclo a la vez, lo cual explica porque no nos quedamos completamente calvos cada 3-5 años. Sólo entre el 5-15% del total están en fase de caída conjuntamente, y esto permite entender porqué perdemos pelo a diario.

Ahora bien, cuando en la consulta insisten en que pierden más pelo de la habitual desde hace un tiempo, y ellas se encuentran bien, debemos buscar un motivo que justifique esta situación, y descartar enfermedades del cuero cabelludo que puedan estar afectando al folículo. Lo más común es que no exista ningún problema serio, es decir, no haya enfermedades que favorezcan la caída de pelo permanente, lo cual se diagnostica con una buena exploración visual de la zona y en ocasiones si hay dudas, con una biopsia (toma y análisis de un fragmento del cuero cabelludo).

Como hemos visto, lo más frecuente es que no haya ninguna enfermedad detrás de la caída de pelo y por tanto, el principal motivo suele ser estrés. Para asegurarnos también solemos solicitar una analítica completa con hierro y otras vitaminas que nos permita descartar en mujeres premenopaúsicas un defícit que justifique la caída de pelo. Una vez descartada la falta de hierro que sí puede causar caída, debemos explicar a la paciente qué está ocurriendo.

La pérdida diaria normal ronda los 100 pelos. Hay que tener en cuenta que cuanto más longitud, más volumen ocupan estos 100 pelos y por tanto pueden simular más cantidad de la real. Además si existe una situación de estrés clara, parte del pelo que estaba en fase de crecimiento entra en fase de caída debido a esta situación, y por tanto puede estar cayendo el doble de lo normal a diario. Esta situación se conoce como efluvio telógeno. Este tipo de caída también puede asociarse a las estaciones del año, llamándose entonces efluvio estacional y quedando limitado a primavera y otoño principalmente.

Si esta situación te suena, debes conocer unos cuantos secretos que te ayudarán a sobrellevar mejor esos meses de más caída:

  1. Todo el pelo que caiga durante estas épocas de estrés, vuelve a recuperarse.
  2. Lavar el pelo a diario favorece que el proceso se acorte. Hay pacientes que evitan el lavado y lo retrasan porque notan más caída cuando lo hacen. Esto es debido a que entre lavados se acumula pelo que debería caer cada día y no lo hace hasta que el trauma del lavado lo desancla.
  3. Tomar vitaminas puede ayudar a acelerar el proceso y acortar el tiempo de caída.
  4. Cortar el pelo puede ayudar a que notes antes la recuperación, no porque influya sobre el proceso si no porque el nuevo pelo alcanzará antes la longitud del resto y por tanto el volumen se recuperará antes.

Si notas más caída y no tienes claro si es normal, consulta con tu dermatólog@, quien te ayudará con el diagnóstico y con el tratamiento más adecuado.

Dra Cristina Hoyos

Clínicas Ceta