Planeando el tratamiento medico estético

Planeando el tratamiento medico estético

Planeando el tratamiento médico estético

tratamiento médico estético

Es muy importante la evaluación del paciente previamente al tratamiento. Debemos explicar muy bien al paciente los posibles riesgos potenciales y discutir con el para establecer los procedimientos más apropiados. Con esto diseñamos un plan de tratamiento médico estético y se planifica cual es el orden más apropiado para la consecución de este plan de tratamiento médico estético.

Se toman las fotografías previas al tratamiento y se informa al paciente sobre los cuidados que debe tener posteriormente al trat

Orden y sincronización del tratamiento médico estético

Respecto a los tratamientos de rellenos, se recomienda aplicar primero la toxina botulínica (botox) y dos semanas más tarde infiltrar el producto de relleno, cuando se trata de la misma zona anatómica.En la glabela lo que ocurre con más frecuencia es que después del tratamiento médico estético con toxina botulínica no necesita ningún tratamiento con rellenos complementario. El efecto máximo de la toxina botulínica ocurre en 15 ó 20 días, luego debemos esperar como mínimo ese tiempo antes de tomar la decisión de inyectar un relleno de la misma arruga que estamos tratando.

Si por causas ajenas a nosotros debemos tratar al paciente en una misma sesión, también infiltramos primero la toxina y seguido el relleno.

También respecto al resurfacing con láser se recomienda primero inyectar la toxina y esperar al menos 2 semanas antes del otro procedimiento. Así suavizamos la piel y obtenemos un resultado mejor con el láser. Si los procedimientos son menos invasivos, es prudente infiltrar la toxina al menos unos días antes o después de la terapia que se vaya a realizar, para evitar aumentar la difusión de la toxina de forma accidental.

Tratamientos con IPL, se sigue un protocolo de 5 sesiones, con tres semanas de diferencia entre sesiones, para dar óptimos resultados. La toxina botulínica se inyecta en una de las dos primeras sesiones después del IPL facial.

Con respecto a los peelings, separarlos al menos 1 semana del tratamiento con toxina botulínica, para evitar riesgos de difusión. Si tenemos que hacerlo en la misma sesión, se inyecta la toxina después del peeling pero antes que comience la inflamación. En otro caso aumentaría la difusión de la toxina.

Ante una cirugía facial, mejor esperar al menos 3 meses después del tratamiento con toxina botulínica, en otro caso los efectos de la toxina puede confundir en la evaluacónprequirúrgica del paciente. Después de la cirugía mejor esperar como mínimo 1 semana para las inyecciones con toxina botulínica. Todo esto refiriéndonos a que tratemos la misma zona del rostro.

El máximo cuidado debemos tenerlo cuando los pacientes tienen inyectables previos en el rostro y desconocen de que se trata.

Cuando tratamos por ejemplo la zona de la glabela y la frente, debemos tener en consideración si las líneas son dinámicas y si permanecen aun cuando dejamos de gesticular, por la posibilidad de usar un tratamiento de relleno posterior.

Cuando necesitamos un cambio en la coloración y textura de la piel la toxina se combina con peelings.

Cuando se trata de zonas atróficas del rostro o cicatrices de acné es preferible tratamientos con rellenos o quirúrgicos. Para los surcos nasolabiales, dependiendo de la severidad de estos se pueden combinar los rellenos con pequeñas dosis de toxina botulínica infiltrado en el sitio adecuado.

Se infiltran 2 UI por lado para tratar el elevador del labio, y con esto eliminamos las líneas horizontales que aparecen debajo de la nariz. Para tratar la región perioral solo deben hacerlo médicos ya expertos en el uso de toxina botulínica y con muy poca dosis.