Hilos tensores

Hilos tensores

PREGUNTAS Y RESPUESTAS SOBRE LOS HILOS MÁGICOS

La pèrdida del óvalo facial es,  sin duda,   uno de los problemas que más preocupa a hombres y mujeres, que buscan conseguir un rostro bien definido y ‘difuminar’, en la medida de lo posible, los signos del paso del tiempo. En este campo se sigue innovando en tratamientos no quiúrgicos para conseguir un efecto lifting y recuperar el contorno facial  y recuperar el rostro en “ V” , el llamado “V lift “ o liftng no quirúrgico .

Los hilos tensores , también conocidos como ‘hilos mágicos’ suponen
una revolucionaria técnica de rejuvenecimiento facial que estimula los tejidos internos para reafirmar la piel y corregir la flacidez mediante un un procedimiento seguro, sencillo, rápido, sin incisiones, sin dolor y con un material biocompatible y reabsorbible.

Su origen
Los hilos mágicos tienen su origen en Japón y se llevan utilizando como material de sutura cardíaca desde hace mucho tiempo, con lo que se ha podido contrastar su seguridad . El material del hilo es la Polidioxanona , que produce una intensa estimulación de la formación de colágeno , lo cual produce una fibrosis de la zona tratada y una tensión de la piel . Los hilos se reabsorben de forma progresiva a partir de los 6- 8  meses. Este  material és  biocompatible y reabsorbible y permite  conseguir unos resultado naturales .

¿En qué consiste?
Los hilos tensores consiguen devolver firmeza al óvalo facial y tensar la piel del cuello con un procedimiento muy sencillo y seguro. Se trata de tejer una especie de malla, un entramado de hilos cruzados a nivel de la dermis , colocando minihilos en zonas determinadas del rostro según el paciente . Es un procedimiento que tan solo requiere anestésia tòpica y se puede realizar en nos 30-45 minutos y que permite reincorporarse a la vida laboral de forma inmediata .
Existen diferentes tipos de hilos tensores, monofilamentos, twister, scew, espiculados  . La técnica de colocarlos y el uso de cada unos  es totalmente individualizada para cada paciente dependiendo de la edad, la fisonomía y el grado de flacidez  del rostro .

¿Cuándo vemos resultados?
Los resultados son naturales y progresivos, y, en general, el efecto definitivo puede observarse las tres semanas, mejorando continuamente hasta alcanzar los tres meses. El tiempo de reabsorción de los hilos es de 6  a 8 meses y la duración óptima de resultados es de 12 a 18 meses.

?Cuales són las ventajas de este tratamiento ¿
Una de las principales ventajas de este producto  es que prácticamente no existen alergias ni rechazos. Además, es indetectable a la palpación y a la vista, y sólo necesita mantenimiento a medio plazo. Los resultados son  naturales , se consigue una piel más elástica , más turgente y  brillante y por tanto un rejuvenecimiento  armónico y natural .

¿Existe algún tipo de efecto secundario?
Lefectos secundarios que pueden asociarse con mayor frecuencia son: enrojecimiento en los puntos de inserción, edema leve en la zona, hematomas si se rompe algún capilar dolor pasajero que desaparecerán en el plazo de 2 a 6 días.

¿Para quién está indicado?

Habitualmente para personas a partir de 35 años que quieren prevenir, reparar y/o mejorar la flacidez. Para resjuvenecer y restaurar el rostro
Las principales indicaciones son  elevación de las mejillas, recuperación del óvalo facial, mejora de surcos nasogenianos, líneas de marioneta, arrugas del contorno de ojos y código de barras, elevación de cejas, mejora del doble mentón y reafirmación del cuello, aunque también se puede usar a nivel corporal como cara interna de brazos , muslos, rodillas, glúteos, e incluso abdomen. El tratamiento con hilos tensores se pueden combinar con otros procedimientos médico estético  como  la radiofrecuencia,  botox , rellenos con ácido hialurónico , mesoterapia con vitaminas, plasma rico en factores de crecimiento. Aunque  este tratamiento esta indicado para tratar la flaidéz,  hay que destacar que en determinados casos con grados flacidez y descolgamiento ,  este tratamiento no supone una alternativa al  lifting quirúrgico.