INDICACIONES FACIALES MÁS AVANZADAS DE LA TOXINA BOTULÍNICA

INDICACIONES FACIALES MÁS AVANZADAS DE LA TOXINA BOTULÍNICA

BótoxEl levantamiento de cejas, la reducción de las “líneas de conejo” nasales y las arrugas periorales son indicaciones más complejas que tengan que considerar médicos más experimentados.

Para conseguir un buen levantamiento de cejas es fundamental conocer bien la musculatura subyacente. Es necesario aplicar inyecciones   que permitirá que el músculo frontal elevador de la frente tire de la parte interior de la ceja hacia arriba. Esta técnica puede ser una forma muy eficaz de levantar la ceja y abrir el ojo sin recurrir a la cirugía.

Las líneas finas que pueden aparecer diagonalmente en el puente de la nariz, líneas de conejo, pueden tratarse con inyecciones de toxina botulínica aplicadas a cada lado del músculo nasal y en la parte inferior de la transición del músculo piramidal de la nariz al músculo nasal.

A fin de prevenir el alargamiento del labio, debe tenerse cuidado y evitar el músculo elevador del labio superior y del ala de la nariz. Para ello puede ser útil presionar con un dedo la nariz por debajo del lugar de la inyección.

Las líneas periorales, son producidas por la animación excesiva del músculo orbicular de la boca y son más frecuentes en los fumadores. La inyección superficial de toxina botulínica alrededor de la boca, puede alisar las líneas sin afectar al habla.

La dentadura también desempeña un papel importante en el tratamiento con toxina botulínica para las líneas periorales. Si faltan dientes, el efecto del tratamiento será menor, siendo necesarios implantes dentales o también rellenos para optimizar los efectos del tratamiento con toxina botulínica.

El levantamiento de la punta de la nariz, la elevación de las comisuras de la boca, la corrección de la sonrisa gingival, el alisamiento de las líneas cigomáticas profundas y la nivelación de las bandas platismales del cuello, son procedimientos avanzados que deben realizar médicos experimentados.

La punta de la nariz puede levantarse, inyectando de 2 a 8 unidades de toxina botulínica en el músculo depresor del tabique nasal y de 2 a 4 unidades en la parte alar del músculo nasal. Esto produce un efecto de levantamiento de la parte transversal del músculo nasal y del músculo elevador del labio superior y del ala de la nariz. Como es posible que el tratamiento abra ligeramente los orificios nasales, y aumente la longitud del labio, este tratamiento no puede recomendarse a pacientes que tengan los orificios nasales abocinados o con labios largos.

Las comisuras de la boca caídas, pueden levantarse mediante inyecciones de 4 a 6 unidades aplicadas, en el músculo depresor del ángulo de la boca a cada lado de esta. Los puntos de inyección óptimos, pueden encontrarse continuando hacia abajo, la trayectoria de la línea nasolabial e inyectando aproximadamente 1 cm por encima del borde de la mandíbula.

Se necesita más investigación para respaldar nuevos avances. Como en todas las áreas de la medicina, las pruebas empíricas, actúan como base para el uso estético de la toxina botulínica tipo A.

Clinica Dra Paez