Tecnología puntera en Clínica Bonome para mejorar tu imagen: ¡stop celulitis!

Tecnología puntera en Clínica Bonome para mejorar tu imagen: ¡stop celulitis!

Aplicando tratamiento anti celulitisLa acumulación de grasa que forma una especie de bolsa bajo la piel, con un aspecto de hinchazón y una textura similar a la cáscara de una naranja, recibe el nombre de celulitis. Normalmente suelen aparecer en caderas, muslos, bajo vientre y glúteos, padeciéndola por regla general más mujeres que hombres (la sufren el 98% de mujeres en todo el mundo, debido a las diferencias hormonales, constitucionales y fisiológicas entre ellas y los varones).

Estos cúmulos de grasa suelen aparecer durante la adolescencia, incrementándose en los embarazos y disparándose durante los desequilibrios hormonales. Una mala alimentación, estrés o sedentarismo, entre otras cosas, originan la aparición de la esta inestética alteración en el cuerpo, indiferentemente de si se sufre sobrepeso o no. Por ello, los tratamientos médico-estéticos resultan imprescindibles para hacerla desaparecer, ya que solo con dietas y ejercicio físico no basta.

 

Con ayuda de medicina estética se puede…

Para poder eliminarla se debe someter a una de las técnicas más efectivas, el tratamiento LPG (endermología). Se trata de un aparato encargado de hacer un drenaje linfático para romper las grasas superficiales, además de remodelar el cuerpo y mejorar el contorno. Está equipado de unos rodillos motorizados que se desplazarán por el cuerpo del paciente para combatir la celulitis. Se puede aplicar en todo el cuerpo, muslos y glúteos, así como brazos, cadera, tobillos o abdomen y con sesiones entre los 45 y 55 minutos de duración.

Tras cada una de las sesiones se puede hacer vida normal y el paciente deberá someterse, aconsejablemente, a entre 8 y 10 sesiones, dependiendo siempre de cada caso, por lo que podría incrementar el número. A largo plazo, para que los resultados se mantengan, sería conveniente combinar el LPG con otro tipo de tratamiento, además de complementarse con un régimen alimenticio y una elevada ingesta de agua.

Los objetivos: favorecer la liberación del contenido graso de los adipocitos, la desorganización de los nódulos celulíticos, mejorar la circulación sanguínea, así como flexibilizar los tractos fibrosos que existen entre los nódulos celulíticos.

Cuando exista un sobrepeso deberán asociarse las modificaciones oportunas de la dieta y de los comportamientos alimentarios y una farmacología coadyudante. La asociación a otros tratamientos anticelulíticos, sobre todo a la mesoterapia corporal, resulta muy conveniente.

Mas información en www.clinicabonome.com

 

Clínica Bonome (Tenerife)